logo Interfocus

Coaching para Empresa: Cómo Dominar el Arte de Contar Historias para Inspirar y Motivar a tu Equipo

Dibujo con tres personas escribiendo un mensaje con un lápiz gigante. Encima del mensaje hay una bombilla encendida indicando que están teniendo buenas ideas.

Antiguamente, la única forma de transmitir conocimientos o de difundir noticias era contando historias.

Hoy en día, las historias siguen teniendo un gran poder para influir en las multitudes. Por ejemplo, piensa en los discursos del “Yes, we can” de Barack Obama, o el “I have a dream” De Martin Luther King.

Un estudio llevado a cabo por la Scientific American midió que el 65% de nuestras conversaciones diarias sirven para relatar historias personales y cotilleos.

Está claro que una buena historia puede reforzar o cuestionar nuestras creencias. Si la historia es capaz de “engancharnos”, lo más normal es que retengamos mejor el mensaje. Y esto está más que comprobado, una buena historia tiene un impacto mucho más mayor en nuestra memoria, que los simples datos y cifras que podamos recoger tras un estudio.

¿Qué puedo hacer para aprender a contar una buena historia?

Toda historia debe de tener un principio, una trama y un final. También tiene que haber un protagonista que se enfrenta a sus adversarios generando tensión a lo largo de un periodo de tiempo. La historia suele surgir por un problema, dilema o conflicto. Una buena historia, además es capaz de emocionar.

Si quieres aprender a contar buenas historias, el storytelling es una técnica que te puede ayudar. En los años 90 el storytelling ganó rápidamente popularidad en el mundo empresarial.

Actualmente, se han identificado tres estrategias para usar el storytelling a nivel organizacional: el storytelling corporativo, el storytelling organizacional y el storytelling personal.

  • El storytelling corporativo: El storytelling corporativo consiste en contar una historia creíble y auténtica sobre tu empresa para que los clientes se identifiquen con la marca. El objetivo de este storytelling es crear una conexión sólida entre los clientes y tu negocio.
  • el storytelling organizacional: El storytelling organizacional forma parte de la comunicación de una empresa. En todas las empresas se escuchan historias que cuentan lo que realmente sucede dentro. Estas historias permiten transmitir a los empleados los valores y objetivos corporativos.
  • el storytelling personal: El storytelling personal esta relacionado con nuestra marca personal. Es una forma de mostrar tu personalidad para establecer una conexión duradera y sincera con los otros.

En este artículo nos vamos a centrar en el storytelling personal.

¿Por qué es tan útil usar el storytelling en mi comunicación diaria?

Como ya hemos comentado, las historias nos ayudan a comprender las cosas. Por ejemplo, cuando sucede algo inesperado, creamos una historia para comprender lo que ha pasado. Esto nos permite procesar los hechos para poder sacar conclusiones al respecto.

Según Roger C. Schank, científico cognitivo, los humanos no estamos preparados para entender la lógica, sino para comprender nuestra realidad a través de historias.

A nuestra mente le encantan las historias. Nuestro cerebro necesita establecer conexiones con la información ya almacenada para poder retener nuevos conceptos. Las historias cumplen esta función perfectamente, por eso nos resultan tan útiles.

Las historias también nos ayudan a tomar decisiones, que a veces no son las más adecuadas porque suelen estar basadas en emociones, impresiones y experiencias. Sólo después de pararnos a reflexionar, somos capaces de empezar a razonar.

¿Cómo hacer un buen storytelling para mejorar la comunicación interna en la empresa?

El storytelling sirve para cualquier ocasión: para conectar con tus clientes, para motivar a tus empleados o simplemente para compartir con tus compañeros lo que hiciste el fin de semana pasado.

En el 2011, el estudio de animación Pixar compartió los pasos en los que se basan los storytelling de sus películas:

  • Había una vez (…)
  • Cada día (…)
  • Pero un día (…)
  • A causa de esto, (…)
  • A causa de esto, (…)
  • Hasta que al final (…).

Si sigues este guión al contar tus historias, ten en cuenta que las historias que más nos suelen gustar son las historias con humor.

Conclusión

El storytelling está en nuestro ADN. Contamos historias cuando compartimos nuestros problemas, cuando leemos libros o vemos películas. Incluso en las presentaciones de trabajo, también contamos historias.

Aprender a manejar el arte de contar historias se permitirá conectar con tu equipo y captar su atención. Presentar cifras de ventas no tiene por qué ser aburrido, siempre y cuando, sepas enmarcar los datos dentro de una historia.

En nuestras sesiones de coaching para empresas ayudamos a muchos ejecutivos aprender a contar historias para poder motivar a su equipo y mejorar la comunicación interna en la empresa.

Si quieres saber más sobre nuestros servicios, puedes visitar nuestra página web o consultarnos a través del formulario.

También nos gustaría que nos cuentes tu historia. ¿Conocías al poder del storytelling para captar la atención de tu equipo?¿Utilizas esta técnica para hablar con tus clientes o tu equipo? Te leemos en los comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?