logo Interfocus

Coaching para Empresas: La Clave para Gestionar Emociones en el Trabajo

Dibujo de un chico con cinco emociones distintas en las manos

El psicólogo Albert Ellis propuso que la forma en la que nos hablamos a nosotros mismos tiene un efecto directo en nuestros pensamientos, emociones y acciones.

En concreto, Ellis demostró que nuestras creencias afectan de forma decisiva a nuestras emociones y a nuestra conducta.

“Los hombres no se perturban por las cosas, sino por cómo se las toman”

Epicteto

Superando la Condena de la Perfección en el Entorno Laboral

Psicología ha demostrado que las emociones positivas y negativas son adaptativas siempre que se pasen en creencias racionales.

Por tanto, la clave no está en es si una emoción es positiva o negativa. La clave está en saber si las creencias en las que se basa esa emoción son realistas o no.

Por ejemplo, cuando en nuestras sesiones de coaching nuestro cliente nos dice:

“Nadie se toma en serio mi trabajo”

Esta persona se está basando en una creencia irracional por dos razones:

  1. Puede que haya compañeros que no vean la utilidad de su trabajo, pero esto no implica a toda la organización piense así.
  2. Puede que su trabajo no sea valorado en un momento puntual, pero seguramente su trabajo sea valorado de forma general.

El objetivo de las sesiones de coaching es ayudar al cliente a flexibilizar estas ideas rígidas y desarrollar una perspectiva más realista de la situación.

Gestión Emocional en el Trabajo: Cómo Reconocer y Modificar Creencias Irracionales

Las creencias irracionales van ligadas a emociones negativas insanas.

A continuación vamos a analizar las 4 emociones más comunes en los entornos laborales y cómo cambiar la creencia irracional para desarrollar una emoción más adaptativa.

Emoción 1: Ansiedad

Supongamos que has trabajado duro en preparar una oferta para un cliente. Tras todas estas horas de trabajo tienes la creencia de que sería terrible que el cliente rechazase tu oferta.

En este caso, habría que pensar que puede que el cliente rechace esta oferta. Esto te permitirá estar preparado en caso de que esto suceda.

Este ejercicio, te ayudará a cambiar la ansiedad por preocupación. De esta manera pasarás a tener una emoción menos intensa y más adaptativa.

Emoción 2: vergüenza

Supongamos que haces un comentario gracioso en una reunión y que nadie se ríe. Puede que pienses has “metido la pata” y que no deberías haberlo hecho. Además piensas que todos creerán que eres un payaso.

Esta forma de pensar te empuja a sentir vergüenza. Sin embargo, si piensas que todos cometemos errores y que los errores forman parte de un proceso de aprendizaje.

Esta reflexión te ayudará a cambiar la vergüenza por decepción, que es una emoción menos intensa.

Emoción 3: culpa

Supongamos que has “perdido los papeles” y has gritado a un subordinado. Tras la discusión te sientes culpable por haber humillado a esta persona.

Cuando sientas culpa, es mejor que enfoques en tu conducta y no en tu forma de ser. Analiza en qué te has equivocado y piensa cómo pedir disculpas para solucionar la situación.

Esta forma de actuar te permitirá cambiar la emoción de culpa por la de remordimiento.

Emoción 4: ira

Supongamos que el becario ha aparcado su coche en tu plaza de garaje y que tú tienes que aparcar en la calle porque llegas tarde a una reunión y no puedes esperar a que él mueva el coche.

Cuando sientas ira identifícala e intenta dar una explicación racional a la conducta de la otra persona. Por ejemplo, puede que el becario haya aparcado en tu plaza porque pensaba que era una plaza pública.

La forma más adaptativa de actuar en este caso es cambiar la ira por enfado.

Conclusión

Todos tenemos la tendencia de pensar irracionalmente cuando nos inundan las emociones.

En las sesiones de coaching trabajamos individualmente con nuestros clientes para identificar los pensamientos irracionales y gestionar correctamente las emociones.

Si quieres saber más sobre nuestras sesiones de coaching, puedes visitar nuestra web: coaching innovación.

También puedes contactarnos directamente a través de nuestro formulario o deja tu comentario al pie de este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?