logo Interfocus

Cómo la Inteligencia Emocional influye en la predicción del desempeño laboral

Dibujo de un chico haciendo equilibrio con dos emociones distintas en las manos. En el fondo se ve una gráfica que refleja beneficios.

En 1984, Hunter y Hunter realizaron un meta-análisis para identificar que variables servían para predecir el rendimiento de un futuro empleado. Los resultados mostraron que la inteligencia es un predictor muy fiable (puntuación 0,54) frente a otros predictores tradicionales como el nivel educativo (puntuación 0,10).

Tras este estudio queda claro que la inteligencia está relacionada con el rendimiento. Sin embargo, las medidas tradicionales de inteligencia resultan insuficientes para evaluar las competencias que demandan las organizaciones actuales.

¿Qué es la inteligencia y cómo se puede medir?

La psicología aplicada a los recursos humanos identifica tres tipos de inteligencia relacionada con las competencias: la inteligencia práctica, la inteligencia emocional y la capacidad cognitiva.

A continuación explicamos en qué consiste cada una de ellas

Tipo 1: Inteligencia Práctica

La inteligencia práctica es la habilidad que tienen los individuos para ajustarse a las demandas del entorno.

Esta inteligencia permite adaptarse al cambio para seguir orientándose hacia las metas personales. Se podría interpretar como un “aprender haciendo”.

Este conocimiento tácito se relaciona con la experiencia en el puesto y tiene tres aspectos principales:

  • Se adquiere sin apoyo de otras personas.
  • Es procedimental, es decir, salta la parte teórica, para pasar a la acción.
  • Está contextualizado y depende de la situación.

Tipo 2: La Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional se popularizó a partir de los best sellers de Goleman. Según la psicología organizacional la inteligencia emocional gira en torno a cinco habilidades básicas:

  1. Conciencia de uno mismo: la persona es consciente de lo que está sintiendo en un determinado momento y utiliza sus preferencias personales para guiar su toma de decisiones.
  2. Autorregulación: la persona maneja las emociones cuando realiza la tarea. También es capaz de demorar las gratificaciones y de recuperarse tras una situación de estrés.
  3. Motivación: la persona utiliza sus preferencias más profundas para encaminarse hacia los objetivos personales. También es capaz de perseverar a pesar de los contratiempos.
  4. Empatía: la persona se da cuenta de lo que están sintiendo los demás y es capaz de cultivar una relación saludable con los otros.
  5. Habilidades sociales: la persona es capaz de manejar bien las emociones durante su interacción con las otras personas. También tiene habilidades para persuadir, dirigir, negociar y resolver conflictos. Las habilidades sociales facilitan la cooperación y el trabajo en equipo.

Las personas con un cociente intelectual medio que muestran una buena inteligencia emocional suelen alcanzar metas profesionales más altas que las personas con un cociente intelectual superior.

Actualmente la inteligencia emocional se considera un predictor válido y fiable para predecir el rendimiento de los empleados. Lo bueno es que estas habilidades se pueden cultivar.

En nuestras sesiones de coaching acompañamos a nuestros clientes para trabajar estas habilidades. Puedes Leer más sobre nuestros servicios en nuestra página web: coaching para empresas.

Tipo 3: Capacidad Cognitiva

la capacidad cognitiva es un predictor significativo del rendimiento y es más potente que incluso la inteligencia emocional.

Sin embargo, el contexto socioeconómico actual requiere mayor inteligencia emocional, ya que las personas tenemos que aprender a trabajar en equipo para alcanzar objetivos cada vez más desafiantes

Conclusión

Los títulos académicos son importantes, sin embargo, una acreditación académica no garantiza un buen rendimiento.

La inteligencia nos permite utilizar los recursos de forma eficiente. Si además, tenemos las habilidades sociales para combinar las competencias de los miembros de un equipo, los resultados pueden ser realmente sorprendentes.

En nuestra formación de proyectos de innovación somos conscientes de la importancia que tiene la inteligencia emocional para el trabajo en equipo. Por eso, dedicamos un tema completo a desarrollar las habilidades necesarias para tener una buena inteligencia emocional.

Si quieres Leer más sobre nuestra formación bonificada para empresas puedes visitar nuestra web: Curso de Gestión de Proyectos de Innovación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?