logo Interfocus

Cómo prevenir la desmotivación laboral: Las 5 Estrategias efectivas para dar feedback constructivo a tu equipo

Dibujo con dos personas dando feedback. En el fondo aparecen unos bocadillos de comic con un dialogo simulando una conversación. En uno de los bocadillos pone "feed back"

Una de las claves de un buen líder es saber dar un buen feedback a los empleados.

El feedback puede ser positivo o negativo. Recibir feedback positivo siempre es agradable. Sin embargo, el feedback negativo es imprescindible para identificar los puntos de mejora.

Aprender a dar correctamente el feedback sirve para motivar al equipo a seguir creciendo. Si por el contrario, no sabes utilizar correctamente el feedback, sobre todo el negativo, lo más probable es que tu equipo te acabe dando la espalda y desmarcándose de los objetivos comunes.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el feedback tiene que darse sobre una conducta y no sobre los resultados.

El feedback también tiene que indicar cómo esta conducta ha impactado en el equipo y la propia empresa.

Por ejemplo, si tu empleado prepara una buena oferta, una forma de darle buen feedback sería “Estoy impresionado de ver cómo has investigado hasta preparar una oferta adaptada a lo que el cliente quiere. Has hecho un trabajo excelente que nos va a servir de gran ayuda para conseguir este nuevo cliente”.

Si tras el esfuerzo, tu empleado oye este comentario sincero, se va a sentir satisfecho y motivado a seguir esforzándose.

La psicología organizancional ha desmotrado que un buen feedback a tiempo es mucho más eficiente que una recompensa económica.

Hasta aquí el feedback positivo, pero a veces también hay que dar un feedback negativo…

¿Cómo dar un feedback negativo sin minar la motivación de tu empleado?

En caso de tener que dar un feedback negativo, ten en cuenta que las críticas son difíciles de encajar. Por eso, es importante que tengas en cuenta estas estratégias

Estrategia 1: Cíñete en el comportamiento y no en los rasgos de personalidad de la persona

    Cuando das un feedback negativo a un miembro de tu equipo, tienes que dejar claro que te refieres a una conducta determinada. Es decir, no es un ataque personal. Tú no estás valorando personalidad de nadie, ni pretendes que tu empleado se comporte como algo que no es.

    Por ejemplo, si tu empleado prepara un informe que no está hablando de los puntos que habíais acordado, en lugar de decir “siempre haces lo que te da la gana, sin atender a lo que te digo”. Este feedback es agresivo y no aporta información. Una forma correcta de dar este feedback sería explicar qué partes del informe han de mejorar y cómo hacerlo.

    Estrategia 2: Sé concreto. Céntrate en la conducta que hay que corregir y no en el resultado final

    Volviendo al caso del informe anterior. Para dar un feedback adecuado tendrías que indicar que punto del informe hay que modificar y que debería incluir.

    En este punto es importante que dejes espacio para que tu empleado pueda proponer formas de corregirlo.

    Por ejemplo, una forma de dar el feedback podría ser esta: “este informe lo tenemos que usar para adaptar la oferta a las demandas del mercado. En la descripción del público objetivo yo necesitaría tener más información. ¿Cómo crees que podrías hacerlo?”.

    Con este ejercicio, ayudarás a tu empleado a reflexionar sobre las posibles soluciones. Y lo más importante, le invitas a ser más autónomo y a asumir sus responsabilidades.

    Estrategia 3: Habla en primera persona

    El feedback sobre los errores se debe centrar en hechos objetivos que tú has observado. Es decir, no tienes que hacer interpretaciones de lo que piensan los otros. Si tu empleado entiende cómo te afecta su conducta, el mismo sabrá cómo extrapolarlo al reto de la empresa.

    Si quieres que tus empleados adopten la cultura del feedback positiva y abierta debes de dar ejemplo y mostrarles cómo se hace.

    Estrategia 4: Cuida la comunicación

    Tu objetivo con el feedback negativo es demostrar que estás ahí para ayudar a esa persona a ser un mejor profesional y un miembro integrado del equipo.

    Pasos a seguir para dar un buen feedback negativo:

    • Empieza alabando lo que tu empleado está haciendo bien.
    • concreto en la conducta que hay que corregir y detalla el impacto positivo de reconducir la conducta.
    • Deja a tu empleado que proponga otras formas de resolver la situación.
    • Finaliza el feedback mostrándole tu confianza en que puede implementar esta mejora.

    Si quieres saber más sobre cómo gestionar el error, este artículo puede interesarte: Descubre los 4 Pasos para Gestionar el Error con Indagación Apreciativa.

    Estrategia 5: Las emociones a flor de piel. Romperse para recomponerse

    A pesar de que te esfuerces por dar feedback negativo de forma constructiva, a veces es inevitable que las emociones se desborden. No te preocupes, es algo natural.

    Cuando las emociones están a flor de piel, significa que por fin has dado con el origen del problema. En este momento se te abre una oportunidad excelente para reconducir la situación.

    Pueden darse dos situaciones:

    • Tu empleado niega o evita un problema. En este caso debes ser firme. No te salgas del tema y céntrate en su comportamiento y en cómo afecta al resto del equipo.
    • Sin embargo, si tu empleado se siente dolido o está sensible, es una oportunidad de oro para profundizar y preguntarle a qué se debe. Tal vez está pasando algo más grave que se te está pasado por alto.

    ¿Cómo poner todo esto en práctica?

    Una de las primeras habilidades de solemos trabajar con nuestros clientes en las sesiones de coaching para empresas es aprender a dar un buen feedback a los empleados.

    Si quieres saber más sobre como el coaching te puede ayudar a ser un mejor líder, este artículo puede interesarte: Guía Completa para pasar de jefe a Coach.

    Conclusión

    Si quieres motivar a tu equipo, no olvides dar feedback y de incorporar esta práctica en vuestra rutina de trabajo.

    El feedback positivo suele tener mayor impacto que las recompensas económicas. Sirve para motivar a tus empleados y es mucho más eficaz que centrarse sólo en los defectos cuando algo sale mal.

    Intenta ofrecer el mayor feedback positivo posible, pero no olvides la importancia del feedback negativo.

    En nuestras sesiones de coaching para directores solemos utilizar muy a menudo roleplay para simular situaciones en las que es aconsejable dar feedback.

    Si quieres familiarizarte con la cultura del feedback e implementarla en tu empresa, podemos ayudarte. Puedes consultar nuestros servicios de coaching para empresas en nuestra página web o contactarnos directamente a través del formulario.

    También nos gustaría leer tus comentarios, ¿en tu empresa tienes implantada la cultura del feedback?¿Sigues una estrategia coherente a la hora de dar feedback a tu equipo?

    2 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Quieres contactar con Interfocus?