logo Interfocus

Desbloqueando el Potencial de tus empleados: Descubre las 3 Estrategias para Liderar Equipos de Trabajo

Dibujo de tres empleados levantando en volandas a su jefe que sujeta un trofeo

Piensa por un momento en tu carrera, ¿Cómo hubiese sido tu carrera si tus jefes hubiesen invertido tiempo y energía en desarrollar tus aspiraciones profesionales?¿Cómo hubieses trabajado si tu responsable se hubiese comprometido con tu crecimiento personal y profesional?

Ahora piensa, cómo reaccionarían los miembros de tu equipo si tú hicieses eso.

Esta forma de liderar un equipo no sólo permite el desarrollo profesional, sino que es imprescindible para que las empresas actuales sigan creciendo y desarrollándose.

Estrategias para combatir la desmotivación laboral y obtener resultados excelentes con tu Equipo

Un empleado que asume su responsabilidad, se implica personalmente en conseguir los objetivos establecidos.

Sin embargo, para llegar a este nivel de compromiso es necesario dar autonomía a la persona y al equipo para poder tomar decisiones.

Si quieres que tu equipo trabaje con independencia y seguridad y que aprendan a asumir cada vez más tareas, puedes de apoyarte en tres estrategias:

Estrategia 1: Aprende a ceder el control

Si te limitas a controlar a los miembros de tu equipo llegará un momento que mirarás su confianza en poder realizar la tarea por sí mismos.

Ten cuidado con la trampa del control. Si interfieres en tareas que podrías delegar, al final harás que tus empleados se sientan cada vez menos valorados. Esto hará que se sientan inseguros cada vez que se tengan que enfrentarse a una nueva tarea.

Si por el contrario, demuestras que realmente crees en su capacidad para hacer tareas cada vez más complejas, tu equipo se sentirá motivado y con confianza para enfrentarse a nuevos retos.

Pongamos un ejemplo para que lo veas más claro. Un entrenador de fútbol tiene la responsabilidad de preparar a los jugadores para que mejoren su condición física y su técnica. Sin embargo, nunca verás al entrenador salir al campo durante el partido y ponerse a regatear.

La posición de un buen líder es similar. Su labor es supervisar y dar el apoyo necesario a su equipo para que puedan dar lo mejor de sí mismos y conseguir los objetivos establecidos.

Este tipo de liderazgo inspirado en el coaching para empresas fomenta la iniciativa, ya que el equipo pierde el miedo a probar cosas nuevas, aunque al experimentar puedan equivocarse.

En este contexto la gestión del error es importante. Si alguien se equivoca, no seas muy duro. Los errores están permitidos, siempre y cuando sirvan para aprender. Una buena forma de poner en valor el error es asumiendo tú también tus propios errores.

Si quieres saber más sobre cómo gestionar el error, este artículo puede interesarte: Descubre los 4 Pasos para Gestionar el Error con Indagación Apreciativa.

Por tanto, en esta primera estrategia, el objetivo es dar margen a tus empleados para crecer. También hay que incentivarlos para que compartan sus iniciativas y agradéceles su esfuerzo para reforzar su autoestima.

Estrategia 2: Genera confianza

La confianza hay que ganársela. Para ello hay que cuidar la actitud, procurando ser cordial, agradable y atento.

Cuando hables con las personas de tu equipo, muestra un interés genuino. Por ejemplo, intenta dejar a un lado el móvil y el ordenador para escuchar de verdad lo que te están diciendo.

Hablar con franqueza y honestidad genera confianza. Tu equipo debe entender tus intenciones y comprender que tus decisiones tiene como objetivo conseguir los objetivos planteados.

También es importante gestionar las expectativas de tu equipo. Tu equipo debe tener clara cuáles son sus responsabilidades y tu labor debe consistir en facilitar a cada empleado lo que necesita.

Todos deben de saber cuál es el resultado esperado y los criterios que se deben de seguir para realizar la tarea.

Otro punto importante para generar confianza es la coherencia. Los buenos líderes son capaces de transmitir coherencia entre lo que dicen y lo que hacen.

Por tanto, para aplicar esta segunda estrategia, demuestra interés genuino por tus empleados, muestra el camino a seguir y cumple tus promesas.

Estrategia 3: Conoce a tu equipo

Muchos jefes con mentalidad “tradicional” no suelen tener en cuenta las opiniones o sentimientos de sus empleados y los ven como eslabones de una cadena a los que hay que programar las tareas.

Si quieres sacar lo mejor de tu equipo debes conocer a tu empleados. Conocerlos te permitirá saber cuáles son sus potencialidades y acompañarlos para desarrollar nuevas habilidades que les ayuden a mejorar día a día.

La mejor forma de conocer a tu equipo es mantener conversaciones individuales, observándolos en el trabajo o incluso preguntándoles directamente por sus hábitos.

Una vez que conozcas sus aptitudes y predisposición para determinadas cuestiones, comprenderás su madurez para realizar las tareas. Este análisis te permitirá saber lo capacitados y dispuestos que están a asumir la tarea.

Dependiendo del nivel de madurez del trabajador, deberás aplicar un tipo de enfoque y supervisión diferente. Si quieres saber más cómo clasificar a tus trabajadores por su nivel de madurez, este artículo puede interesante: Descubre los 4 Perfiles de Trabajador: Estrategias para Estimular Motivación y Autonomía Laboral.

Recuerda también que a nadie le gusta tener una lista rígida de tareas. Por lo tanto, cuando asignes tareas, incorpora nuevas responsabilidades y retos asociados con sus metas personales.

Si quieres saber más sobre cómo el coaching para empresas puede ayudarte a ser un buen líder, puedes leer este artículo: Guía Completa para pasar de jefe a Coach.

Conclusión

Si quieres ser un buen líder, tendrías que ver tu trabajo más como un mediador y coordinador, que como un jefe que da órdenes.

Aunque seas un experto en la materia, a veces merece la pena dejar que la gente se esfuerce y qué aprenda de la experiencia. Deja que tu equipo asuma su responsabilidad y muestrales que pueden contar contigo para apoyarse en tus conocimientos y experiencia.

Convertirse en un líder es un proceso de autoconocimiento que no acaba nunca. Para ello, las sesiones de coaching para ejecutivos pueden ayudarte a conseguir estas nuevas habilidades.

En INTERFOCUS contamos con coaches especializados en coaching liderazgo y trabajo en Equipo. Si quieres saber más sobre nuestros servicios puedes visitar nuestra web: INTERFOCUS la consultoría danesa que habla tu mismo idioma.

Ahora la pregunta es para ti, ¿Qué piensas de esta forma de liderazgo? ¿Cómo crees que puede afectar al rendimiento de tus empleados?

Te leemos en los comentarios.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?