logo Interfocus

Descubre el nuevo modelo de liderazgo basado en Identidad Social: lidera a tu equipo en los nuevos retos

Dibujo con cuatro personas sentadas sobre una tarima rosa. Hay mujer sentada con un ordenador. En la otra esquina de la plaforma hay un hombre sentado con un ordenador. Encima de la tarima hay dos hombres. Uno de los hombres mira a través de un catalejo. El otro hombre guía al equipo con un altavoz. En dibujo hace referencia la lidezargo

Las organizaciones actuales necesitan que sus empleados trabajen en equipo para enfrentarse a problemas cada vez más complejos. Cada vez es más complicado que una persona trabajando individualmente pueda dar respuesta a las demandas laborales actuales.

Por lo tanto, el liderazgo y el equipo de trabajo son ya el eje principal de las organizaciones actuales. El equilibrio entre el liderazgo y trabajo en equipo es necesario para lograr los objetivos organizacionales.

Los modelos de liderazgo clásicos, basados en el liderazgo transaccional, no consiguen dar respuesta a este contexto de cambio constante. Además, este tipo de liderazgo fomenta que los miembros de la empresa busque sólo su interés individual.

Los nuevos modelos de liderazgo, como por ejemplo el liderazgo transformacional, estimulan el trabajo en equipo. Sin embargo, con el contexto actual, la adaptación al cambio se hace cada vez más imprescindible. El otro lado de la moneda, es que nuestra la resistencia al cambio es también inevitable.

La psicología organizacional propone que la manera más eficaz de inducir cambios dentro de una organización es a través del liderazgo que garantice cierto nivel de continuidad. Para ello el liderazgo basado en la identidad social es la mejor estrategia.

Nuestro líder es uno de nosotros

Las últimas investigaciones sobre liderazgo, están poniendo el foco en un nuevo elemento: la identidad social del equipo.

Según este enfoque, independientemente del tipo de liderazgo que usemos, los miembros del grupo necesitan tener un sentido claro de pertenecer al equipo.

Si una persona no considera que pertenece a un equipo, carecerá de la motivación necesaria para conseguir los objetivos e invertirá menos tiempo en crear relaciones con los demás.

Este enfoque propone que el líder no sólo debe dirigir al equipo, sino que debe ser un miembro más. Según este marco teórico, un buen líder se caracteriza por lo siguiente:

  • Influencia: El líder da sentido a lo que hace el equipo, especialmente cuando la situación es ambigua. El líder cumple con las expectativas del equipo porque lo perciben como “uno de nosotros”. Esta sensación de igualdad otorga al líder el derecho a dirigir y guiar al equipo.
  • Atracción social: los miembros del equipo establecen relaciones interpersonales sinceras y positivas con su líder, porque se identifican con él. Esta atracción social por el líder es compartida por todos los miembros del equipo, lo que estimula la cohesión grupal. 
  • Atribución: como el líder es uno más del equipo genera simpatía. Además, se le atribuyen unas cualidades positivas relacionadas con su persona. En este tipo de liderazgo es muy común que el equipo piense que el líder “hace esto por nosotros”.
  • Confianza: sin lugar a dudas la confianza es la piedra angular del trabajo en equipo y del liderazgo. Según la teoría de la identidad social, las personas confían más en los lideres que se asemejan a las personas del equipo.

La investigación a demostrado que el liderazgo basado en la identidad social tiene un gran impacto en la satisfacción y en el rendimiento del equipo.

La clave de este tipo de liderazgo es que el equipo percibe a su líder como uno más que se esfuerza por proteger al equipo.

Los líderes que se toman en serio los intereses del equipo y tienen conductas orientadas al equipo son considerados más eficaces que los líderes que mantienen las distancias o que limitan a aplicar liderazgo transaccional. 

Desarrollar nuevas Habilidades de liderazgo

Muchos líderes no disponen de referentes alcanzables para aplicar los nuevos modelos de liderazgo. Sin embargo, hay herramientas como el coaching ejecutivo que pueden ayudarte a adaptar tu liderazgo a las necesidades de tu equipo.

El cambio es posible y puede tener un impacto positivo siempre que la identidad del equipo se mantenga preservada. Nuestros coaches te pueden acompañar durante este proceso de adaptación. Si quieres saber más sobre nuestros servicios de coaching puedes consultar nuestra web: coaching ejecutivo y coaching de equipos.

También puedes dejarnos tus comentarios. ¿Qué piensas de este tipo de liderazgo?¿Conoces algún líder que se base en la identidad social para motivar a su equipo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?