logo Interfocus

Intraemprendimiento: Cómo Impulsar Proyectos de Emprendimiento Dentro de tu Empresa

Dibujo con un equipo trabajando en un proyecto de intraemprendimiento. Detrás hay una gráfica en la que se ve que aumentan los beneficios.

Antes de comenzar a hablar de intraemprendimiento, piensa en las grandes multinacionales, como Facebook o Amazon. Si te das cuenta, estas empresas apenas existían hace 25 o 30 años.

Este es un buen ejercicio para comprender lo importante que es el emprendimiento para generar innovación y riqueza.

El emprendimiento es una actitud ante el trabajo y puede fomentarse también dentro de la propia empresa.

En emprendimiento dentro de la empresa se denomina intraemprendimiento y permite desarrollar en potencial de los trabajadores más brillantes.

El intraemprendedor tiene la misma mentalidad y habilidades que un emprendedor, con la diferencia de que desarrolla su proyecto dentro de la empresa en la que trabaja.

Es una colaboración beneficiosa para ambas partes, ya que el intraemprendedor puede desarrollar todo su potencial y la empresa implementa proyectos innovadores que marcarán su diferencia frente a la competencia.

Sin embargo, el concepto de intraemprendimiento es novedoso y es necesario comprenderlo para poder implementarlo correctamente en las empresas. 

Partiendo de la base de que los intraemprendedores tienen las mismas características que los emprendedores, el primer paso es comprender a que nos referimos con emprendedor.

¿Qué es exactamente un emprendedor?

La palabra emprendedor proviene del francés “entrepreneur” y se ha usado a lo largo de la historia para referirse a aventurero.

Un ejemplo de emprendedor puede ser Cristóbal Colón, que cruzó el océano para buscar un camino hacia las Indias sin estar seguro de lo que iba a encontrar en su trayecto.

Por lo tanto, un emprendedor es una persona comienza un proyecto asumiendo cierto grado de riesgo con las expectativas de conseguir una gran recompensa.

Las características más comunes de los emprendedores son las siguientes:

  • Reconocen oportunidades. Tal vez este es el rasgo más definitorio de un emprendedor. Los emprendedores están constantemente alerta ante las nuevas oportunidades de negocio, explorando continuamente el entorno en busca de nuevas opciones. Normalmente, donde nadie ve nada, un emprendedor ve una oportunidad de negocio y es capaz de transformar ese proyecto en una empresa rentable.
  • Realizan innovaciones. Este es otra de las grandes diferencias entre un emprendedor y un empresario clásico. Pongamos un ejemplo, un empresario puede abrir una panadería en su barrio para vender el mismo pan que se puede comprar en otras panaderías. Sin embargo, si un emprendedor apostará por una panadería ofreciendo un servicio diferente. Por ejemplo, vendiendo sólo pan para celíacos. Esta diferenciación le permite penetrar el mercado aportando algo novedoso.
  • Obtienen recursos y los usan eficazmente. El emprendedor no necesita disponer de todos los recursos que necesita para poner en marcha su empresa. El emprendedor es capaz de lograr el capital y los medios necesarios de fuentes externas. Además, sabe gestionarlos adecuadamente para obtener en máximo rendimiento.
  • Asumen riesgos. El emprendedor siempre asume riesgos. Ya sea poniendo en riesgo su patrimonio, su prestigio o incluso su carrera profesional por lanzar su idea de proyecto.

Aunque la innovación va de la mano del emprendimiento, no todos los emprendedores inventan algo nuevo.

Continuemos con el ejemplo de la panadería.

Cuando el emprendedor abre un concepto nuevo de panadería para celíacos, el pan para celíacos ya está inventado.

Sin embargo, el emprendedor sabe presentar su servicio como un concepto distinto que lo diferencia de las panaderías clásicas. Es decir, ha identificado esta oportunidad en su barrio, ha asumido el riesgo de especializarse en ese tipo de cliente y ha creado una empresa.

Estas son las condiciones mínimas para considerar a esta persona como emprendedora.

Emprendimiento corporativo o Intraemprendimiento

Ya hemos visto que el emprendimiento consiste en reconocer oportunidades, asumir riesgos y ser tenaz para sacar adelante una idea innovadora.

El siguiente paso es implementar esa idea.

Las distintas fórmulas que puede usar el emprendedor son iniciar su actividad como empresa privada, como empresa social o como un proyecto de emprendimiento dentro de una empresa ya existente.

Convertirse en un intraemprendedor implica desarrollar una mentalidad y habilidades emprendedoras dentro de una organización existente.  

Normalmente, las empresas más competitivas suelen fomentar el intraemprendimiento dentro de su plantilla.

Normalmente, los empleados más creativos necesitan retos para mantener su motivación. Por eso, si la empresa desarrolla la mentalidad emprendedora entre sus trabajadores, será capaz de retener a los mejores perfiles.

Además, muchas veces, no hace falta recurrir a consultores externos para encontrar soluciones a los problemas que acucian a las empresas.

Los propios empleados suelen conocer el problema en detalle y si se les da el acompañamiento correcto serán capaces de aportar soluciones innovadoras ya que ven el problema desde perspectivas diferentes.

En INTERFOCUS utilizamos la metodología LEGO® Serious Play® para facilitar la comunicación y el intercambio de ideas. Puedes leer más sobre esta metodología en este artículo: Construyendo Innovación: Cómo la metodología LEGO® Serious Play® mejora la resolución de problemas en la empresa.

Además, el intraemprendimiento tiene una ventaja importante frente al emprendimiento clásico: el Nivel de Riesgo.

Un emprendedor que inicia solo su actividad pone en riesgo sus ahorros y su propia reputación profesional para sacar adelante su proyecto.

Sin embargo, un intraemprendedor cuenta con el apoyo de su empresas y es capaz de llegar mucho más lejos sin asumir tanto riesgo.

A pesar de este contexto de seguridad, un intraemprendedor debe ser siempre consciente del riesgo que asume y comprender que el fracaso forma parte del proceso.

Hay que recordar que pocos emprendedores que han arrancado con éxito su primer proyecto. 

Si quieres leer más sobre la gestión correcta del error este artículo puede interesarte: Pasos para Gestionar el Error con Indagación Apreciativa.

Por lo tanto, el intraemprendedor debe desarrollar su proyecto innovador apoyándose en los valores, misión y visión de su empresa.

También debe ser capaz de generar un proyecto novedoso construyendo alianzas estratégicas dentro y fuera de la organización.

Conclusión

Ante un contexto económico de cambio constante es poco realista apoyarse solo en el cuadro de mando para desarrollar nuevos proyectos.

El intraemprendimiento promueve el desarrollo personal y profesional de los mejores trabajadores en un contexto de beneficio mutuo.

Si quieres estimular la cultura de emprendimiento en tus equipos de trabajo podemos ayudarte.

En INTERFOCUS ofrecemos sesiones de coaching para empresas para estimular el trabajo en equipo y la innovación.

Puedes leer más sobre nuestros servicios en nuestra web: Coaching Innovación.

También puedes escribirnos directamente a través de nuestro formulario o dejar tu comentario al pie de este artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con Interfocus?